El uso de biocidas y antibióticos para controlar las parasitosis y las enfermedades bacterianas en acuicultura continental es hoy por hoy imprescindible, pero estas sustancias provocan impactos en el medioambiente por su toxicidad y por el riesgo de aparición de bacterias resistentes.